Boletín 2: Continúa su avance el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas

SBAPCon el término del periodo para hacer indicaciones, que vence a fines de mayo, continúa la tramitación constitucional en el Senado del proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP). Esto, luego que en marzo pasado la Sala respaldara las ideas matrices de esta iniciativa, con el compromiso de realizar diversos cambios al momento de su discusión en particular.

Es por ello que el Ministerio de Medio Ambiente impulsó una serie de diálogos y encuentros en distintas regiones del país, con la finalidad de recoger las observaciones de los diversos actores implicados en esta iniciativa.

“Básicamente en las observaciones que recibimos se pidió que este proyecto de ley expresara de manera explícita que el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas será un servicio que velará por la biodiversidad existente en todo el país; que hará gestión en las áreas protegidas de una manera integrada; que no sólo actuará frente a la emergencia, sino que será preventivo, para lo cual contará con herramientas suficientes para actuar en el territorio; y que implementará medidas específicas y concretas en biodiversidad” explicó la Jefa de la división de Recursos Naturales y  Biodiversidad  del Ministerio de Medio Ambiente, Alejandra Figueroa.

En este contexto, detalló también otra de las observaciones: “es algo muy puntual y que se refiere al interés respecto a los trabajadores de CONAF, lo que ha sido también una preocupación nuestra y de los senadores, para que resguardemos su traspaso al nuevo Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas” precisó.

El proyecto de ley tiene por objeto la conservación de la diversidad biológica del país, a través de la preservación, restauración y uso sustentable de las especies y ecosistemas, con énfasis en aquellos de alto valor ambiental o que, por su condición de amenaza o degradación, requieren de medidas para su conservación.

“Es sumamente importante para nuestro país que este proyecto se apruebe, ya que en la actualidad los instrumentos políticos y económicos que tenemos son dispersos y con una conducción que no necesariamente está focalizada en medidas de resguardo ni en criterios específicos para preservar la biodiversidad” señaló la profesional.

En cuanto a los aspectos financieros de esta iniciativa, el proyecto presentado crea el Fondo Nacional de la Biodiversidad, destinado a financiar programas de conservación fuera de las áreas protegidas, incentivando las actividades de uso sustentable de la biodiversidad, la investigación, la restauración de ecosistemas degradados, la recuperación de especies y la educación. También podrá financiar iniciativas de organizaciones sin fines de lucro, para desarrollar estudios o proyectos de conservación, fuera o dentro de áreas protegidas, cuyo objetivo sea ampliar la gestión del Estado en relación a especies y ecosistemas.

En este aspecto, la profesional manifestó la necesidad de clarificar el financiamiento para aportar a la conservación fuera de las áreas protegidas y el desarrollo de un sistema de instrumentos económicos fortalecidos, “por ejemplo, entregar financiamiento a áreas que no sean protegidas, pero que pueden aportar a la conservación de la biodiversidad, que sean actividades que puedan ser certificadas respecto a su uso o manejo sustentable de los recursos o que puedan ser competitivos también en el mercado respecto a su actividad sustentable (…) para ese grupo de interesados potenciales necesitamos un mercado atractivo en términos de instrumentos económicos, y lo que hoy invierte el país en términos de biodiversidad es muy poco” resaltó.

El proyecto continúa su tramitación con la discusión de las indicaciones por parte de las comisiones de Medio Ambiente y Bienes Nacionales, “nuestro deseo es que al 2018 tengamos un SBAP instalado y funcionando en su primer año” recalcó Alejandra Figueroa.