Boletín 2: La estrecha relación entre Economía y Biodiversidad

Nota 141015 BD y economia_verde2Chile basa su economía en la exportación de recursos naturales, la que aporta alrededor de un millón de empleos. Este dato es tan relevante como el hecho de que nuestro país realiza un nivel relativamente bajo de procesamiento a los recursos naturales que comercializa al exterior. De acuerdo al Quinto Informe Nacional de Biodiversidad de Chile (2014), esta exportación está representada principalmente por la explotación de recursos minerales y naturales renovables, como la celulosa, harina de pescado, salmónidos y frutas.

Según la información publicada en el citado informe, los principales sectores productivos que dependen de servicios ecosistémicos son: el minero, con un aporte de 12% al PIB total; el silvoagropecuario, con un aporte de 2,6% y valores de US $15.367 millones en exportaciones; el pesquero, con un 0,3% al PIB y US$4.500 millones en exportaciones; y el turístico, con un aporte de 3,2% al PIB y un valor cercano a los US$2.400 millones en provisión de bienes y servicios.

En cuanto al aporte de la biodiversidad al sector forestal, éste viene de la mano del bosque nativo, lo que se traduce en producción de trozas, pellet, leña, biocombustibles y forestales no madereros. El potencial económico del bosque nativo, según Navarro et al (2010) alcanzaría a unos US$16.600 millones al año (cifra de tipo exploratoria), incluyendo la valoración de los servicios de producción de agua y fijación de C02.

Respecto al sector agrícola, el Quinto Informe Nacional de Biodiversidad señala que el servicio de polinización es muy relevante en la producción frutícola e impacta tanto en el rendimiento, como en la calidad de la fruta obtenida. Estudios señalan que 52 de los 115 cultivos agrícolas más importantes como alimentos a nivel mundial, ya sea de frutas o semillas, depende de la polinización de las abejas.

La industria apícola en Chile incluye unas 500 mil colmenas; para su obtención, un 81% de los apicultores acceden a las especies de bosque nativo y un 70% a especies frutales. Por otro lado, la producción de miel –originada principalmente por especies melíferas del bosque nativo chileno- es exportada en cerca de un 90% a los mercados de la Unión Europea y Estados Unidos, transformándose así en el principal producto pecuario primario exportado por nuestro país.

En cuanto al aporte de la biodiversidad marina al sector pesquero, el citado informe precisa que el servicio de provisión es el más tangible, dado que es cuantificable a través de las cantidades de recursos extraídos, lo cual se valora mediante el precio de mercado. Otros servicios son de regulación y de soporte: el primero es necesario en términos económicos para mantener las poblaciones de recursos de importancia económica y el bienestar humano y el segundo, lo constituye la biodiversidad como medio de soporte para contribuir a la recuperación de los ecosistemas impactados.

En relación al sector turístico, esta actividad depende casi en un 100% de la biodiversidad dado que ésta provee los servicios de recreación, provisión, regulación y soporte. El turismo se ha transformado en el cuarto exportador de Chile, después de las industrias de minería, frutícola, celulosa y papel, representando el 5% de los ingresos. Se sitúa por sobre la industria vitivinícola, forestal y salmonera.