Boletín 6 Ignacia Holmes “Apoyamos al país en la definición e implementación de una estrategia de desarrollo sustentable”

ignacia medioIngeniera agrónoma de la Universidad de Chile, Ignacia Holmes partió de Chile hace 13 años para expandir su conocimiento en temas de Desarrollo y Conservación. Se fue a Nueva Zelandia en el 2001 a estudiar manejo de recursos naturales y desarrollo rural. “Aprendí muchísimo porque es un país que se parece mucho a Chile respecto a su capital natural y sistema productivo, pero tiene una visión y concepción distinta respecto a estos temas de conservación que consideran la biodiversidad” recuerda.

Trabajó 4 años en la oficina regional del PNUD en Panamá, desde donde se trasladó a Canadá a hacer un doctorado en la Universidad de McGill en Conservación y Cambio Climático, específicamente en la implementación del mecanismo REDD+ con comunidades rurales de escasos recursos en Panamá.

De regreso en nuestro país, cumplió un año como Oficial de Energía y Medio Ambiente del PNUD. “Me siento honrada de poder estar en esta institución y aportar a la definición del país que queremos, en materia ambiental, para los que vienen” expresa.

– ¿Cuáles son los principales lineamientos o ejes del PNUD en el área de Medio Ambiente y Energía?

El área de Medio Ambiente y Energía de PNUD trabaja con un enfoque de pirámide invertida, es decir, trayendo el contexto local a la toma de decisiones de políticas públicas y aterrizando en el territorio, las públicas ambientales y energéticas del país. Esto es por la estrecha relación que existe entre las comunidades locales y los recursos naturales: si no trabajamos de esta manera, es muy difícil que logremos cambios positivos respecto a la conservación de los recursos naturales y en la generación de sistemas energéticos sostenibles en el país.

En nuestro nuevo plan estratégico el tema ambiental se trabaja de manera transversal y, por lo tanto, la mirada está cambiando a temas de energía y ambiente a desarrollo sostenible. En este sentido hemos definido nuestra estrategia de área para los próximos 4 años para abordar no solo temas ambientales y energéticos, sino cómo estos afectan a otros temas país, como por ejemplo, equidad ambiental.

-¿Cuál es la visión PNUD en torno a desarrollo de los países y conservación? ¿Para qué proteger?

Los ecosistemas proveen diversos servicios, si éstos no existen es imposible pensar en un desarrollo integral del país. Es más, de estos servicios ecosistémicos dependen gran parte de los sectores productivos, por lo tanto, la necesidad de conservarlos es crucial. Por ejemplo, la productividad agrícola depende de la fertilidad del suelo, la disponibilidad de agua de la polinización, del control de plagas y enfermedades, etc. Todo lo que nombro son servicios que nuestra biodiversidad nos provee, si no los tenemos no podemos desarrollar la agricultura. En este sentido, la necesidad de conservar y de comunicar la importancia de conservar la biodiversidad y los servicios que proveen debe ser entendido no sólo por aquellos que los valoramos per se o los estudiamos, como los que venimos de las disciplinas de las ciencias naturales y biológicas, sino que debemos buscar la manera de transmitir su importancia a aquellos que provienen de disciplinas diferentes, como por ejemplo, las económicas y a los tomadores de decisión en diversos sectores.  Debemos comunicar que sin la biodiversidad, y los ecosistemas, es imposible pensar en desarrollo económico y equidad en Chile.

-¿Cómo se inserta Biofin en medio de estos proyectos?

Exactamente en esto es donde se inserta Biofin. El proyecto tiene diversos objetivos como definir el gasto público en biodiversidad, apoyar al costeo de la Estrategia Nacional de Biodiversidad y definir mecanismos financieros que apoyen a la conservación. Pero más allá de lo que lograremos como resultado en estos términos lo que estamos planteando es el de crear un lenguaje común entre estos dos mundos que describí: entre aquellos que sabemos de la necesidad de conservar y nos dedicamos a ello, con aquellos que tienen otro objetivo como el de gestionar eficientemente los recursos. Siempre me acuerdo de una frase que decía un economista ambiental de PNUD: “Yo no soy de los que abraza los árboles, pero tengo muy claro la necesidad de conservarlos para poder lograr un desarrollo económico sostenible”.

Por esta razón en Biofin trabajamos de manera muy cercana con el Ministerio de Hacienda para aportar a que el proceso de toma de decisión, tanto a nivel político, como a nivel de asignación presupuestaria, considere adecuadamente el valor de la biodiversidad.  Esto ha sido un proceso interesante y a la vez complejo, porque ha requerido de buscar un equipo multi-disciplinario y de mucho trabajo en lo interno para definir las metodologías con que trabajar de manera rigurosa, ordenada, sistemática y constante, lo que nos está permitiendo que mundos disimiles puedan conversar.

También quisiera mencionar el trabajo que estamos haciendo para incorporar la gestión por resultados en la planificación de la conservación de la biodiversidad, este es sin duda otro aporte del proyecto Biofin y que también tiene que ver con esta búsqueda de un lenguaje común. Estamos apoyando al Ministerio de Medio Ambiente en el diseño de la Estrategia Nacional de Biodiversidad donde se está trabajando a través de matrices de marco lógico de las distintas sub-estrategias, por medio de la definición de matrices con objetivos, resultados, actividades e indicadores claros a mediano, corto y largo plazo que serán usados para un ejercicio de costeo indicativo.

-¿Qué opina sobre la implementación de mecanismos financieros para gestión de la biodiversidad?

Históricamente el modelo de crecimiento económico chileno ha prestado poca atención al resguardo y conservación de la biodiversidad y los ecosistemas, lo que ha generado una alta degradación de ellos. Lograr revertir la degradación de los ecosistemas y la conservación de la biodiversidad requiere de un rol activo del Estado. Un elemento para ejercer este rol puede ser a través de instrumentos e incluso de una combinación de instrumentos que logren la internalización de los impactos a la biodiversidad, tanto al ámbito público como al privado.

Los instrumentos o mecanismos económicos no funcionan en un vacío y esto requiere por tanto de tener mucha claridad del contexto, los actores, las presiones, la condición ecológica, así como también la necesidad de definir un marco normativo y legal que los regule. Por lo tanto, desde mi punto de vista la implementación de los mecanismos o instrumentos financieros es una opción siempre y cuando se haga el ejercicio completo de diseñarlo de manera tal que incluya los elementos de contexto que he mencionado y el testeo de las mismas a través de experiencias de aprendizaje o pilotos.