Destacan relación fundamental entre polinización y producción de alimentos

La reproducción de casi el 90% de flores a nivel mundial depende de la polinización que llevan a cabo los animales, y de ello deriva en gran medida el equilibrio de los ecosistemas y la consecuente provisión de productos alimentarios, medicamentos, biocombustibles o madera.

Así lo concluye el “Informe para los responsables de la formulación de políticas sobre polinizadores, polinización y producción de alimentos”, presentado la semana pasada en el Ministerio del Medio Ambiente de Chile, el que contó con la colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El documento ha sido elaborado por la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), establecida en 2012 bajo la supervisión de PNUD, UNESCO, FAO y PNUMA, quien la administra. En palabras de Leonel Sierralta, exmiembro de la mesa permanente de IPBES y presentador del documento en el acto celebrado en el ministerio, la plataforma “tiene la misión de conectar lo que se genera en términos de ciencia con la construcción de políticas públicas relativas a la biodiversidad y a los servicios ecosistémicos”.

En ese sentido, el informe presentado, según Sierralta, fue concebido con la idea de “establecer de manera clara y científicamente probada cuál es el rol de los polinizadores en la producción de los alimentos, respondiendo a la pregunta de si los animales que polinizan están o no en declinación y analizando las implicancias sociales y económicas de tal fenómeno”.

El documento ofrece datos concretos y analiza la evidencia científica actual relativa a la polinización y a los servicios ecosistémicos que brinda, con el propósito de servir de base para la toma de decisiones políticas en los 122 países agrupados en torno a IBPES. El informe establece que entre 5% y 8% de la actual producción agrícola mundial depende directamente de la polinización animal, lo cual equivale, anualmente a una cantidad de entre 235 mil y 577 mil millones de dólares estadounidenses, o lo que es lo mismo, según Sierralta: “a uno o dos productos interiores brutos anuales de Chile”.

El informe también establece que si bien en América del Norte y en Europa se ha dado una disminución de la presencia y diversidad de las especies de animales polinizadores, la falta de evidencia científica no permite afirmar lo mismo en América Latina. Sin embargo, el documento indica que el 16,5% de los polinizadores vertebrados están amenazados de extinción a nivel mundial y que los plaguicidas tienen efectos subletales en ellos.

El Representante Residente del PNUD en Chile, Antonio Molpeceres, intervino tras la presentación del informe, valorando la oportunidad que supone el documento respecto a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): “El pasado año, más de 190 países adoptaron los ODS, que pretenden encaminar al mundo hacia un desarrollo sostenible de aquí a 2030. Siempre surge la pregunta de ¿cómo lo conseguiremos? El informe del que hablamos hoy es muy relevante, porque nos ofrece un instrumento para lograrlos: nos habla de lo importante que es la polinización para acabar con el hambre en el mundo, para conseguir una mejor salud para todos y para luchar contra el cambio climático, y tiene una relación directa con la manera mediante la que eso se puede materializar”.

Por su parte, el Ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, expresó lo oportuno del documento para el debate político chileno e internacional en torno a la biodiversidad. “Es muy importante que se realicen informes de este tipo, con datos científicos y conclusiones muy validados, ya que permite discutir y ponernos de acuerdo tanto a escala nacional como internacional sobre este tipo de temas, apoyándonos sobre un trabajo con una credibilidad muy probada”, concluyó.

Fuente: Nota “Informe de Naciones Unidas analiza la relación entre polinización y producción de alimentos” publicada recientemente en el sitio web de PNUD Chile.