Boletín 14: Recomendaciones OCDE para el uso sostenible de nuestra Biodiversidad

ballena jorobada chicoDe las 31 mil especies conocidas en nuestro país, cerca de un cuarto de ellas se encuentra solamente en nuestro territorio. Por ejemplo, la mitad de las mariposas, plantas con flor y cetáceos residen únicamente en Chile. Es lo que se conoce como “endemismo”, uno de los factores por los cuales parte de nuestras regiones se consideran significativas para la diversidad biológica del planeta entero. Casi un quinto de nuestro territorio forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Estado, las que contienen ecosistemas terrestres y marinos que conservan la diversidad biológica y los recursos naturales.

Sin embargo, nuestra biodiversidad no se restringe a los territorios protegidos y se ve constantemente presionada por factores como el cambio en el uso del suelo, las especies exóticas invasoras, la intensificación de la actividad agrícola y forestal y el crecimiento de nuestras ciudades. Estos elementos se dan en un contexto en que “la profunda desigualdad en materia de ingresos exacerba los conflictos ambientales y alimenta la desconfianza” señala el último informe de evaluación ambiental entregado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Junto con destacar algunos esfuerzos que realiza nuestro país en términos de instrumentos económicos para la conservación de la biodiversidad, la evaluación OCDE también recomienda acciones que tiendan a “afianzar la integración de la diversidad biológica en las políticas sectoriales”, y en ello, resalta la importancia de la creación del Servicio Nacional de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP). Esto, porque al integrar los esfuerzos que se realizan en materia de conservación, protección y restauración de la biodiversidad, se superaría la actual dispersión de esfuerzos y recursos entre diferentes instituciones, con lo que se favorecen nuevos esquemas de financiamiento, gobernanza y trabajo colaborativo entre todos los actores (ver entrevista a Fernando Valenzuela en boletín anterior)  

POR UN USO SOSTENIBLE

Dentro de los instrumentos económicos que tiene nuestro país para el uso de sus recursos naturales, OCDE menciona: los derechos de aprovechamiento de agua; el sistema de cuotas que rige a la industria pesquera; el pago de entrada a las áreas protegidas; los subsidios para la conservación de bosque nativo; y, de manera muy incipiente, los mecanismos de compensación.

“Existe espacio para extender el uso de instrumentos económicos. En Chile no hay ejemplos de pagos por los servicios ecosistémicos. Si bien por medio del mercado de derechos de aprovechamiento de aguas se aplica un precio a la extracción de este recurso, los pesticidas, los fertilizantes y los efluentes descargados en aguas, que cada vez ejercen mayor presión en los cuerpos de agua, no están sujetos al pago de impuestos o cargas. La tributación de la actividad minera presta escasa atención a su impacto ambiental” destaca la evaluación.

infografia-inversion-ap

Infografía publicada en Aspectos Destacados Ocde 2016

Por otro lado, junto con resaltar la importancia del futuro Servicio Nacional de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP) como unificador de políticas e institucionalidad, el informe plantea que contribuiría a disminuir el actual déficit de financiamiento. Esto, porque pese a que el financiamiento para biodiversidad aumentó en los últimos quince años (176% entre 2000-2014, en términos reales) sigue siendo insuficiente para los requerimientos que tiene el país. Se estima que se necesitan unos 76 millones de dólares anuales para hacer frente a este histórico déficit.

Aunque falta precisar aspectos sobre el alcance y diseño de los instrumentos de financiamiento, el proyecto de ley SBAP propone la creación del Fondo Nacional de Biodiversidad, el que permitiría financiar programas de conservación fuera de las áreas protegidas. Además, este Servicio entregaría un marco “para ampliar el uso de los instrumentos económicos, incluidos los pagos por servicios ecosistémicos, la compensación de diversidad biológica y los biobancos (es decir, repositorios de ganancias certificadas y cuantificadas de diversidad biológica obtenidas a partir de iniciativas de conservación destinadas a compensar el efecto de proyectos empresariales y de desarrollo)” explica OCDE.

Se contempla que con la creación del SBAP, al 2020 debiera disponerse de unos USD 47 millones por año, lo que implicaría una mejora sustancial en la gestión de la biodiversidad, basada principalmente en una gestión integrada y eficiente de los recursos, además de la búsqueda de nuevos mecanismos de financiamiento.

“A fin de alcanzar los objetivos, el nuevo SBAP necesitará explorar activamente fuentes alternativas de ingresos y oportunidades para potenciar las acciones locales y del sector privado, como las concesiones de ecoturismo, el pago por los servicios ecosistémicos y las compensaciones de diversidad biológica. El proyecto de ley presentado plantea una oportunidad para usar estos instrumentos con miras a generar ingresos extras, y el proyecto BIOFIN apunta a elaborar un plan dirigido a movilizar incluso más recursos públicos y privados para la biodiversidad” precisa OCDE.

Tal como plantea la evaluación, el proyecto Biofin trabaja en la elaboración de una propuesta de instrumentos económicos para el diseño de una estrategia de movilización de recursos, a partir de lo cual ha analizado las políticas y prácticas impulsoras de cambios en el estado de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos en Chile, así como la institucionalidad relativa a estos temas. Se contempla que esta propuesta de mecanismos e instrumentos financieros, se complete con la implementación de ellos en forma piloto, a partir del 2017.

HACIA UNA MIRADA INTEGRADA

La necesidad de integrar la biodiversidad en políticas sectoriales, es otra recomendación que entrega el informe OCDE. Un ejemplo de la actual fragmentación -que existe a nivel de políticas públicas-, son los incentivos perversos para efectos de diversidad biológica, como lo fue en su momento el subsidio a plantaciones forestales (finalizado en 2012) que contribuyó al reemplazo de bosque nativo por especies de pinos y eucaliptus.

“Las áreas esenciales donde se requiere esta integración deberían incluir la reforma de subsidios dañinos para el medio ambiente, por ejemplo, los destinados a la obra de riego y la minería en pequeña escala; la menor utilización de fertilizantes y pesticidas; un mejor control de los efectos de la acuicultura en los ecosistemas; un monitoreo más riguroso de la contaminación del agua y el suelo causada por la actividad minera; y la elaboración de planes de descontaminación para las minas abandonadas” recomienda.

En este contexto, OCDE sostiene que los tomadores de decisiones suelen desconocer el rol de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos como sustento de la economía y la calidad de vida, y que, por ende, es necesario difundir estos conocimientos e involucrarlos en acciones para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Recomienda subsanar esta situación con la ayuda de centros académicos y de investigación.

Otras recomendaciones que entrega en materia de biodiversidad son: aprobar con prontitud la ley que crea el SBAP, garantizando los recursos humanos y financieros para su correcta implementación; mejorar la participación de las organizaciones no gubernamentales, el gobierno local y las comunidades indígenas; invertir en las áreas protegidas de las ecorregiones prioritarias y de las costas del territorio continental nacional; y ampliar el uso de instrumentos económicos, como el pago por servicios ecosistémicos, las compensaciones de biodiversidad y los impuestos específicos, por ejemplo, a los efluentes, los fertilizantes y los plaguicidas.

La evaluación OCDE entrega su análisis y recomendaciones, para contribuir al país a lograr una economía más verde y fortalecer su gobernanza y gestión ambientales, con énfasis en las políticas de biodiversidad y cambio climático.

Puedes revisar además: