Día Internacional de la Diversidad Biológica: ¿Por qué es importante la Biodiversidad?

¿Por qué es importante la Biodiversidad?

Los medios de vida de 3.000 millones de mujeres y hombres dependen directamente de la naturaleza. El 80% de la alimentación humana tiene su base en las especies vegetales y animales. Sin ecosistemas saludables no hay personas saludables: el agua y el aire limpios son una consecuencia directa de una naturaleza en buen funcionamiento. De algo tan sutil como la polinización depende la producción de medicamentos, biocombustibles, fibras y materiales de construcción, por mencionar solo algunos productos básicos para el funcionamiento de la economía.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) nos recuerdan que: sin unos ecosistemas sanos, no hay crecimiento económico durable; sin igualdad de oportunidades no es posible acabar con la vulnerabilidad social ni el hambre; sin una transformación en la manera en que consumimos, agotaremos los recursos naturales del planeta.

Es más, los ODS nos invitan a integrar los valores de los ecosistemas y la diversidad biológica en la planificación nacional y local, los procesos de desarrollo, las estrategias de reducción de la pobreza y la contabilidad; nos convocan a movilizar y aumentar de manera significativa los recursos financieros procedentes de todas las fuentes para conservar y utilizar de forma sostenible la diversidad biológica y los ecosistemas.

¿Cuál es el estado de la Biodiversidad en Chile?

La pérdida y el deterioro de la biodiversidad es un proceso global, impulsado por factores directos (crecimiento demográfico, eficiencia en el uso de recursos, consumo) e indirectos (urbanización, crecimiento de sectores productivos, demanda hídrica, demanda energética, etc.) que entre los años 1970 y 2012 habría significado una merma del orden del 58% en la biodiversidad planetaria (WWF, 2016).

Chile no está ajeno a esta realidad, experimentando procesos de pérdida y deterioro importantes a nivel de especies y ecosistemas. En el ámbito terrestre: la mitad de sus ecosistemas presentan algún grado de amenaza; en el ámbito marino, de las 38 principales pesquerías nacionales: la mitad se explotan por sobre umbrales biológicos sustentables, con 25% de ellas agotadas y 25% sobreexplotadas. La mitad restante se encuentra en régimen de plena explotación.

A nivel nacional, las principales causas de pérdida y deterioro de la biodiversidad están relacionadas con:

A estas causas contribuyen múltiples prácticas y políticas, provenientes tanto de la acción de privados, como también de agentes del Estado. Entre estas últimas destacan: (i) La Política Urbana de 1979; (ii) el Programa de Bonificación Forestal (DL 701); y (iii) la Bonificación por Inversiones de Riego y Drenaje (Ley 18.450).

¿Cómo ha respondido institucionalmente el país frente a la problemática de la Biodiversidad?

– Desde mediados del siglo pasado, el país ha suscrito numerosos tratados internacionales relacionados con la conservación de su patrimonio natural (Convención de Washington; Convenio de RAMSAR, Convención CITES; Convención sobre Conservación de la Biodiversidad, entre otras) e impulsado múltiples políticas y estrategias para su conservación y uso sustentable.

– El modelo institucional nacional distribuye competencias ambientales en, al menos 14 ministerios y 28 servicios públicos. A ellos se suman las competencias de Gobiernos Regionales (15) y 345 municipalidades en esta materia, generando un escenario institucional de alta complejidad.

– El año 2010, la ley N° 20.417, modificó la institucionalidad ambiental nacional creando el Ministerio del Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental, la Superintendencia de Medio Ambiente y proyectó la creación de los Tribunales Ambientales (actualmente en marcha) y el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (en trámite parlamentario), dotando al país de un modelo institucional mucho más robusto que el existente hasta esa fecha.

– Dada su reciente puesta en marcha, y presupuestos públicos significativamente menores a los asignados a políticas de fomento productivo que impulsan prácticas negativas para la biodiversidad, el nuevo modelo institucional no ha sido capaz hasta la fecha de revertir las tendencias negativas del capital natural y los bienes públicos y de uso común, generados por la biodiversidad del país.

Te invitamos a revisar: