Día Internacional de los Bosques: vivir en ciudades más verdes y sostenibles

La imagen es parte de un video realizado por FAO para esta efeméride.

Bajo el lema «¡Vivamos en ciudades más verdes, saludables y felices!» se conmemora este año el Día Internacional de los Bosques. La efeméride busca concientizar sobre los recursos y conocimientos que tenemos para convertir nuestras ciudades en lugares más verdes y más saludables, a corto y largo plazo.

En 2050, se estima que 6000 millones de personas o hasta el 70% de la población mundial vivirán en ciudades, pero una creciente urbanización no tiene necesariamente que llevar a urbes contaminadas. Los árboles y los bosques urbanos hacen de las ciudades lugares más verdes, saludables y felices porque refrescan el aire, filtran las partículas contaminantes del aire y ayudan a mitigar el cambio climático.

Los árboles:

  • Reducen la contaminación acústica, ya que proporcionan una barrera que protege a los hogares de las carreteras y zonas industriales cercanas.
  • Almacenan carbono, lo que ayuda a mitigar las repercusiones del cambio climático en las zonas urbanas y en sus alrededores.
  • Mejoran el clima local y ayudan a ahorrar entre un 20% y un 50% de la energía utilizada para la calefacción.
  • Su colocación estratégica en zonas urbanas puede enfriar el aire hasta 8ºC reduciendo así en un 30 % las necesidades de aire acondicionado.
  • Son excelentes filtros del aire, ya que eliminan contaminantes perjudiciales en el aire y partículas finas.

Gracias a las frutas, los frutos secos, las hojas y los insectos que habitan los árboles de las ciudades, las poblaciones locales pueden producir alimentos y medicinas para su uso doméstico o para la venta a fin de obtener ingresos.

El combustible obtenido de los árboles y los bosques plantados en las ciudades proporciona energía renovable para cocinar y calentarse, lo que reduce la presión sobre los bosques naturales y nuestra dependencia de los combustibles fósiles (como el carbón, el petróleo o el gas natural).

Los bosques en las zonas urbanas ayudan a filtrar y regular el agua y contribuyen así al suministro de agua dulce de calidad a cientos de millones de personas. Asimismo, protegen las cuencas hidrográficas y previenen las inundaciones, ya que almacenan agua en sus ramas y en el suelo.

Los bosques y árboles bien gestionados en las ciudades y sus alrededores proporcionan hábitats, alimentos y protección a numerosos animales y plantas, con lo que ayudan a mantener e incrementar la biodiversidad. En  ciudades y zonas circundantes generan turismo, crean decenas de miles de empleos y favorecen los planes de embellecimiento urbano, posibilitando así economías verdes dinámicas, enérgicas y prósperas.

Las zonas verdes urbanas estimulan estilos de vida activos y saludables, contribuyen a mejorar la salud mental y a prevenir enfermedades y ofrecen a las personas lugares para socializar.

Fuente: Día Internacional de los Bosques, efemérides de Naciones Unidas.