Colombia necesita US$4,8 billones para conservar su biodiversidad a 2030

Olinguito, especie carnívora que se encuentra en Colombia. Imagen de Mark Gurney (Wikipedia).

La reunión de varios expertos en la sexta plenaria de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes) en Medellín ha dejado varias conclusiones. La que más ha sonado, tal vez, es la advertencia que hicieron más de 550 científicos, a través de cuatro estudios, en la que se señala que la biodiversidad está cayendo a un ritmo peligroso en todas las regiones del mundo. Un llamado de alerta que, además, les pide a los gobiernos tomar medidas más contundentes para conservarlas, pues todo nuestro bienestar y calidad de vida depende de esta.

Es por esto que, durante el mismo evento, el PNUD aprovechó para presentar los resultados de la Iniciativa de Financiación de la Biodiversidad (Bionfin) con la que se busca responder cuánto cuesta conservar la biodiversidad de Colombia y cómo hacerlo.

Según explica el documento presentado por Biofin, el país necesita USD 4,8 billones para implementar el Plan de Acción Nacional de Gestión de la Biodiversidad y sus servicios ecosistémicos 2017-2030.  Una ruta que tiene diseñados planes puntuales a corto, mediano y largo plazo. Es decir, que deben cumplirse para el año 2020, el 2025 y el 2030, respectivamente.

Uno de los puntos más importantes de este plan es la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los bosques “Bosques territorios de vida”, encabezada por el Ministerio de Medio Ambiente. Aspecto supremamente primordial para Colombia si se tiene en cuenta que la tasa de deforestación en el 2016 fue un 44% mayor que la del 2015. La clave para que esto no siga sucediendo, según el reporte presentado, podría tener que ver con inyectar una mayor inversión.

Rana Phyllobates terribilis, endémica de Colombia. Imagen de Wilfried Berns (Wikipedia)

Actualmente, Colombia destina USD 283 millones al año del presupuesto público para gestionar la biodiversidad. Estos se distribuyen de la siguiente manera: el 35,4% en restauración, el 38% en protección, el 13% en articulación con otros sectores, el 9% en estrategias de uso sostenible, el 6% en investigación y cerca del 1% en procesos de participación.

A la pregunta de cuáles son las entidades encargadas de gestionar estos recursos, el informe explica que el 30% está en manos de las Corporaciones Autónomas Regionales, el 20% va directamente a los municipios, un 7% va a Parques Naturales Nacionales, el Ministerio de Ambiente sólo maneja 6%, mientras los Institutos de Investigación tienen cerca del 4% y los Departamentos el 4%. “Se destaca que un 30% de la inversión ha sido realizada por entidades no pertenecientes al “Sector Ambiental”, como por ejemplo el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural”, señala el PNUD.

Por su parte, la empresa privada invirtió USD 31 millones, entre 2007-2015.  Las mayores inversiones fueron en protección, seguido de restauración de ecosistemas. En conclusión, las inversiones del sector público y privado sumadas representan el 0,9% del PIB anual, 5 puntos por debajo de los 10 países de América Latina y el Caribe que participan en Biofin, que invierten en promedio 0, 14% del PIB anual en la gestión de la biodiversidad.

Por esto, para conseguir los USD 4,8 billones que necesita Colombia, el PNUD afirma que se necesita pasar del gasto actual promedio anual de USD 269 millones a USD 447 millones anuales, es decir que se requiere un aumento progresivo cercano a los USD 103 millones por año.

Fuente: Nota “Colombia necesita US$4,8 billones para conservar su biodiversidad a 2030” publicada en El Espectador.